Roberto Durán vs. Esteban De Jesús, 34 Años Después

Por Chon Romeo

Ciclo de tres combates, de Roberto Durán contra Estaban de Jesús, lo soli darizó en la división de los pesos ligeros.

Tres combates que significaron la esencia del reinado de las 135 libras, de “Mano de Piedra”, de su largo monarcado de 5 años 6 meses y 25 días, por la conminación que significó el puertorriqueño como retador y homólogo

El inolvidable púgil panameño Roberto Durán, lloró por primera vez, el 16 de junio de 1951 en la barriada «El Chorrillo», de la ciudad de Panamá. Deaficionado fue concursante del montón y con muy corta trayectoria, como la gran mayoría de los boxeadores panameños, que estriba más que cualquiera otra causa a la escasa población de Panamá, que no llega a 3 millones de habitantes.

De profesional se inició el 8 de marzo de 1967 superando en cuatro asaltos a Carlos Mendoza, en la provincia de Colón, República de Panamá. En los tres primeros años todas sus peleas se celebraron en Panamá.

El 5 de abril de 1970 hace su primera presentación internacional contra Felipe Torres en ciudad de México y se impuso en diez asaltos. El 16 de mayo del mismo año, noqueó técnicamente a su compatriota Ernesto Marcel, uno de los mejores exponentes de aquellos tiempos en Panamá, para cotizarse de promesa firme del boxeo panameño.

El 5 de enero de 1971 volvió a México, para noquear técnicamente a José Herrera y el 15 de julio del mismo año a Fermín Soto. El 13 de septiembre de 1971 hace su primera presentación en el Madison Square Garden, catedral del pugilismo, contra el puertorriqueño Benny Huertas, a quien despachó en el primer capítulo.

El 26 de junio de 1972 noquea controversialmente a Ken Buchanan en decimotercero episodio, para capturar la corona mundial de los pesos ligeros de la Asociación Mundial de Boxeo. Antes de iniciar el ciclo de exposiciones del monarcado de los pesos ligeros, celebró tres peleas de adiestramiento pactada a diez asaltos contra: Greg Potter, Lupe Ramírez y Esteban De Jesús, este último lo sorprendió y lo incomodó en diez episodios con poderoso gancho de izquierda, que derrumbó y venció a Roberto Durán por primera vez, en su desempeño de boxeador profesional el 17 de noviembre de 1972.

Durán perdió su invicto en la pelea profesional número 33. El panameño disputó el cetro mundial de los pesos ligeros en tres oportunidades contra: Jimmy Roberson, Hector Thompson e Ishimatsu Suzuki, antes de exponerse contra su primer vencedor y primer retador Esteban De Jesús.

Esteban De Jesús, nació en Carolina, Puerto Rico, el 2 de agosto de 1951 y debutó de profesional el 10 de febrero de 1969 contra «El Tarita», en San Juan, Puerto Rico, a quien noqueó en 2 asaltos. En 1969 y 1970 todas las peleas las celebró en Puerto Rico y no fue hasta 1971 que se internacionaliza combatiendo 4 combates en Caracas, Venezuela, contra: Lionel Hernández, Frank LeRoy, Milton Méndez y Antonio Gómez con este último perdió su primer combate profesional, el 10 de diciembre de 1971.

En 1972 incursionó a la ciudad de Nueva York en 4 oportunidades, siendo la última de ella para enfrentar al panameño Roberto Durán el 17 de noviembre de 1972 para derrotar en diez asaltos al entonces campeón mundial de los pesos ligeros en combate fuera de título.

El año de 1973 fue fructífero para el puertorriqueño, triunfante en 7 pelaza, dos de ellas contra Ray Lampkins, una en San Juan y la otra en Nueva York, discutiendo el cetro de los pesos ligeros de la Asociación  de Federaciones Norteamericanas de Boxeo (NABF).

Esteban De Jesús, el l 7 de enero de 1974 noqueó al ex campeón mundial wélter júnior  panameño Alfonso Frazer en diez capítulos. Fue entonces cuando el sagaz promotor Don King, creyó propicio la revancha entre ambos púgiles.

El anuncio del combate de revancha, levantó en Panamá expectativas divididas aún siendo Roberto Durán auténtico ídolo del boxeo panameño, con tres exitosas defensas de su título en ciudad Panamá por la vía del nocaut, celebró tres peleas de preparación fuera de título, con el echo no se ocultó el respeto que se le tuvo al puertorriqueño Esteban De Jesús, único vencedor del panameño en 43 peleas de profesional.

El 16 de marzo de 1974 a las 4: PM, de la tarde el gimnasio Nuevo Panamá, hoy nombrado Gimnasio Roberto Durán, estaba lleno a su capacidad de dieciséis mil espectadores. Fanáticos seguros del triunfo de su compatriota, otros dudosos, pero la masa apoyaba sin restricciones a su ídolo Roberto Durán, que se enfrentaba no sólo al  hombre que le quitó la etiqueta de invencible, si no también, el único boxeador que lo sentó en el tapiz para la cuenta reglamentaria de 8 segundos en el coliseo más famoso del mundo Madison Square Garden.

Para la realización de la pelea hubo protesta de parte de los asesores del retador Esteban De Jesús, que tenía de entrenador y manager a Gregorio Benítez, padre de Wilfredo Benítez, protestaba porque el árbitro asignado era de nacionalidad panameña, además los jueces del combate.

Roberto-Duran-Esteban-de-Jesus-2

Para las observaciones y recordarles las reglas de combate campeonil el árbitro Issac Herrera en centro del entarimado, asistió Carlos Eleta, manager de Roberto Durán y también Gregorio Benítez, entrenador y manager de Esteban De Jesús. Cuando se celebraba esta ceremonia, ya el público deliraba de las ansias de ver el inicio del combate.

En espera del llamado para el primer episodio, el público panameño estaba de pie y suportando el calor como buenos fanáticos y dentro del gimnasio Nuevo Panamá, la temperatura estaba en 95 grados a las 5 de la tarde, hora del inicio del combate, que se televisó para Estados Unidos, por el programa deportivo de la cadena ABC, nombrado: «El Ancho Mundo de los Deportes». El combate fue narrado por el legendario comentarista deportivo Howard Cosell. Durán el entonces campeón de los pesos ligeros versión AMB, se presentó con pantaloncillos verdes con franjas amarilla y el retador Esteban De Jesús, con franjas azules y fondo blanco.

El llamado al centro del tinglado para el primer asalto, fue de nerviosismo para los panameños, conocían del poder de los pistones del puertorriqueño, pero en sólida entrega total inició Durán el combate tratando de vengar temprano esa primera derrota de su trayecto profesional contra Esteban De Jesús.

En este primer capítulo se lanzaron golpes con ganas, olvidándose Roberto del gancho de izquierda indescifrable para él del puertorriqueño, que volvió a alcanzarlo y lo sentó en el tapiz para la cuenta reglamentaria de ocho segundos. Roberto Durán, se incorporó, pero sentido. Al reanudarse la pelea, el boricua lo buscó a toda máquina para tratar de definir el combate y volvió a conectar certero y con coraje. El panameño terminó el asalto contestando como los valientes, claro episodio para Esteban De Jesús, que se calificó de 10-8, por el domino del episodio y la caída de Durán.

En la esquina de Roberto Durán, se le refrescó y se actuó serenamente muy profesional y lo asistían los veteranos entrenadores: Ray Arcel, Fredy Brown y Néstor «Plomo» Quiñónez, que además le recomendaron cuidarse de ese golpe especialidad del puertorriqueño.

Roberto-Duran-Esteban-de-Jesus-4

El campanazo que ordenó el inicio del segundo asalto, Roberto Durán, salió dispuesto a emparejar las acciones, su pueblo enmudeció cuando cayó de forma dramática y teniendo esa escena presente, lanzó fuertes latigazos pero, recibiendo respuestas de un crecido aspirante al título. Durán presionó el combate en el cual ninguno de los dos daba paso atrás, el refriega se planteaba franca y de poder. En desenvolvimiento cuerpo a cuerpo, Durán sacaba ventaja por más rápido de extremidades (brazos y piernas), que fue la diferencia del segundo capítulo. Asalto favorable a Roberto Durán.

Para el inicio del tercer episodio, los gritos de: «El Cholo, El Cholo, mucho hombre», gritaba la afición panameña, confiada en la entrega de su ídolo pugilístico y una vez más ambos se enfrascaron agresivos para castigarse durísimo, determinados los dos a definir el combate cuanto antes. Roberto sembró dolorosos ganchos y brillantes combinaciones al mentón, con más soltura y celeridad del panameño, que desató furia contra su rival, que recibió rígido castigo y golpes lanzados con el alma. Otro capítulo a favor de Durán.

En la esquina del boricua Esteban De Jesús, su entrenador y manager Gregorio Benítez, lo despertó con agua en la cabeza y rostro y le aconsejó seguir lanzando el gancho de izquierda, como también adaptarse al ritmo del combate.

Para el cuarto capítulo de la pelea de campeonato, Roberto Durán se adueñó del espectáculo, desde el mismo segundo asalto del combate. En el cuarto Roberto suelto y ya seguro de poder dominar a su rival, le presentó estilo de agotamiento o rendimiento, con acciones seguidas, recibiendo brava contestación de Esteban, acto que dio a conocer que el combate estaba determinado a concluir por la vía del nocaut. Capítulo considerado de empate.

En el quinto y sexto asalto, ambos se golpearon sin compasión y en la pelea cuerpo a cuerpo sacaba ventaja el panameño, con más rapidez de brazos y piernas. El ojo izquierdo de Roberto Durán, estaba bastante inflamado y De Jesús el derecho. En el sexto capítulo la pelea bajó un poco el nivel de acciones, los golpes se lanzaban más meditados y el cansancio se reflejaba en el rostro del puertorriqueño.

Las dos esquinas refrescaron a sus boxeadores con mucha agua, la calor era intensa y los ánimos de los aficionados crecía, ya la confianza los hacía gritar: «Durán, Durán, Durán», muchos con pañuelos flameándolos, otro secándose el sudor y en fin, el ambiente era totalmente boxístico.

El llamado al séptimo acto, Durán volvió a presionar el combate, conocía de la pérdida de vitalidad de su contendiente Esteban De Jesús, que cayó por el impacto de electrizante derecha, seguida con repetición de ganchos, para la cuenta reglamentaria de 8 segundos. Al reiniciar el árbitro Issac Herrera, la reñida contienda, ambos se golpearon durísimo, conocían a estas altura que la pendencia no se extendería hasta el pacto de los quince asaltos, habiendo estado en la lona los dos, como el ritmo relámpago con se acoplaron a disputar la corona de los pesos ligeros. Otro asalto claro de Durán que se calificó de 10-8.

Después del octavo capítulo al decimoprimero, Roberto se adueñó a totalidad de la función, el cansancio era evidente en el puertorriqueño, que soportaba castigo temeroso y preocupante. Durán no mermaba su ritmo y con ese afán lo castigó durante los asaltos octavo, noveno y décimo.

En el acto decimoprimero, Roberto salió a definir el combate, su rival, estaba totalmente agotado de golpes y calor. Durán estrelló su golpe favorito de derecha que sentó por segunda vez a Esteban De Jesús, que no pudo incorporarse, para recibir la cuenta total y se decretó el nocaut a favor del panameño, que retuvo su cetro de los pesos ligeros por cuarta vez.

El cuadrilátero se convirtió en un carnaval, la celebración de los cronistas deportivos, autoridades boxísticas, cívicas y fanáticos, ofrecieron honores al triunfo de Durán, que significó, eliminar a uno de sus más calificados retadores y también a su único vencedor hasta ese entonces.

El tercer combate de Esteban y Durán, de unificación del cetro de los pesos ligeros, para mí concepto, fue la presentación suprema del panameño en los cuadriláteros del mundo.

Con todo el dominio que impuso Roberto Durán en el segundo enfrentamiento contra Esteban De Jesús, quedó la espinita de quién era superior, habiendo dividido honores en dos inquinas. El panameño Durán ya había expuesto su reinado once veces y el único púgil que había llegado al pacto del combate campeonil con él era Edwin Viruet, también puertorriqueño. El panameño en 64 combates, sólo tenía una derrota y deseaba la unificación del cetro para después ubicarse en otra categoría.

El puertorriqueño Esteban De Jesús, ya tenía recorrido de 54 peleas, con 3 derrotas propinadas por el venezolano Antonio Gómez, que después fue campeón pluma del mundo, Roberto Durán, campeón supremo de los pesos ligeros y el colombiano Antonio Cervantes que hizo campaña loable de campeón, en las 140 libras.

El 8 de mayo de 1976 en San Juan, Puerto Rico, Esteban De Jesús, se adueñó del título mundial de los pesos ligeros versión CMB, superando en quince tórridos capítulos al japonés, Ishimatsu Suzuki. Después de disputar la corona en tres oportunidades, convino para unificar el cetro con el panameño Roberto Durán en una tercera pelea después de dividir honores en dos. Esta vez el combate se celebró en el Hotel Casino Cesar Palace de Las Vegas, primera presentación de ambos en la capital del pugilismo y una vez más bajo la promoción de la empresa Don King Productions, Inc.

La tercera rivalidad, se celebró el 21 de enero de 1978. Esta vez De Jesús, tenía de entrenador a Many Sciaca, el árbitro del pleito boxístico fue Larry Costello. Con la gran diferencia de que esta vez Roberto Durán, no llegó para realizar una pelea de estilo común y confundió totalmente al puertorriqueño, planteándole combate técnico, que en ocasiones se llegaba a la pelea de acariciarse la caja de los domplines, donde la superioridad del panameño también era notable.

El combate se extendió hasta el decimosegundo episodio, con total dominio de Roberto Durán, en todos los aspectos del combate y para terminar como los grandes campeones, en el decimosegundo acto estrelló su golpe favorito de derecha que lo hizo célebre y triunfador, para derribar a De Jesús, por la cuenta de 8 segundos y al incorporarse recibió torpedeo a las zonas medias para eliminarlo a totalidad por la vía más convincente del nocaut.

Así en ciclo de tres combates, Durán ganó dos por la vía del nocaut y perdió el primer combate por decisión en diez asaltos. Esta defensa número doce del panameño, concluyó su reinado de monarca de las 135 libras, al renunciar el cetro para incursionar en la categoría de los pesos wélter. La peles fue narrada por Tim Rayan, Angelo Dundee y Gil Clancy, por la cadena de CBS, para el territorio estadounidense.

Posdata-Esteban de Jesús como se sabe fue convicto de asesinato y se alegó que fue en disputa de drogas y sentenciado a cárcel de por vida donde adquirió la temible enfermedad de sida. Fue entonces que el gobernador Rafael Hernández Colón, le otorgó el perdón y murió en su residencia el 11 de mayo de 1989 un mes después de haber recibido remisión sin antes recibir la visita de celebridades como lo son: Orlando Cepeda, Cheo Feliciano y su archirival de siempre Roberto Durán.

Roberto Durán, después de fracasar en segundo intento de imponerse al puertorriqueño Héctor Camacho el 14 de julio de 2001 en Denver, Colorado, viajó a Argentina, donde sufrió serio accidente automovilístico y tuvo que ser intervenido cirúrgicamente en varias ocasiones y por tales condiciones anunció retiro del pugilismo el 19 de marzo de 2002.

El 14 de octubre fue exaltado al Salón de La Fama de Los Ángeles, California y el 7 de junio próximo será ensalzado en el Salón de la Fama de Canastota, Nueva York.

Roberto-Duran-Esteban-de-Jesus-3

Related Articles

Leave a Reply

Back to top button
Close